Todavia
 
 
 
Todavía te quiero, todavía te espero,
todavía me muero por sentir esos besos
que llegaban ardientes, palpitantes, jugosos
y, en mi cuerpo, vibraba un deseo glorioso.
 
 
Todavía recuerdo tus manos insistentes
que mi piel saboreaba, apasionadamente,
inundándome toda de deseos carnales,
de sudores y aromas a veces irreales.
 
 
Todavía me pierdo si tu recuerdo llega
y, palpita indomable, mi corazón salvaje;
todavía te veo y, al quitar el vendaje,
en mis ojos dolientes la esperanza navega.
 
 
Todavía te espero, aunque nunca te fuiste;
tu rutina se olvida que una vez me quisiste,
y mi piel te reclama las caricias ardientes
y se escama y se muere, irremediablemente.
 
 
Todavía te quiero, todavía te espero,
como en aquella noche tan caliente de enero,
asaltaste mi cuerpo y mi boca atrapaste
todavía no entiendo por qué fue que cambiaste.
 
 
 
© Aclis

Para enviar este mensaje, dé click en la imagen

Guarde la música aquí

Volver

E-mail

 

Libro de Visitas

Se desea recibir actualizaciones: ¡click aqui.