Yo soy la vereda
que siente tus pisadas
dejando las huellas
en las madrugadas.
 
Yo soy la vereda
que aunque polvorienta,
el sol la calienta
y caminas por ella.
 
Yo soy la vereda
con venas abiertas
a distintos rumbos
tú la sigues recta.
 
Si acaso detienes
tu caminar un rato
es porque ha tronado
y es lluvia que viene.
 
Se agitan los mares,
las olas se crecen
y a las rocas hieren
sin que culpa carguen.
 
Yo soy la vereda,
tú el caminante
camina como antes
y jamás te detengas.
 

Carmen Flores

Para enviar este mensaje, dé click en la imagen

Guarde la música aquí

E-mail

Libro de Visitas

(Webdesigner by José Maciel)

Se deseas recibir actualizaciones: ¡click aqui